lo más nuevo! ofertas ia2

Un ingeniero de Apple desvela los detalles del desarrollo del software del iPhone original

Por Marta Rodríguez

26 marzo, 2014
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest


El Wall Street Journal publicó ayer una entrevista muy interesante con el ingeniero senior de software de Apple, Greg Christie, que ofreció algunos detalles muy interesantes acerca de la creación del iPhone original.

Si bien es cierto que muchas de las cosas que menciona ya las hemos oído antes, Christie da algunos detalles nuevos.

Por ejemplo, dice que en febrero de 2005, Steve Jobs le dio un ultimátum: el equipo de Christie, que estaba compuesto por un número muy reducido de personas,  había estado trabajando durante meses para diseñar el software de lo que acabaría siendo el iPhone, de manera que todas sus partes funcionaran bien juntas. Entonces, Jobs les comunicó que o le presentaban algo en dos semanas, o le asignaría el proyecto a otro equipo.

“Steve tenía las cosas muy claras” dice Christie, que todavía dirige el equipo de interfaz de usuario de Apple. “Quería mejores ideas y conceptos más grandes”.

El equipo de Christie concibió muchas de las características del iPhone, como el deslizamiento para desbloquear el teléfono, hacer llamadas desde la agenda de direcciones y un reproductor de música táctil. Eliminaron el teclado, que entonces era lo normal en teléfonos de gama alta, y se creó un software que se parecía más al de un ordenador personal que al de los teléfonos móviles del momento.

Greg se unió a Apple en 1996 para trabajar en el Newton, un proyecto de PDA con una pantalla táctil controlada por medio de un lápiz óptico, que tuvo una corta vida. Cuando este proyecto se suspendió, Christie continuó trabajando en Apple creando software para Mac y mantuvo su interés en los ordenadores portátiles.

Después, un día a finales de 2004, Scott Forstall entró en su oficina, cerró la puerta y le preguntó si quería trabajar en un proyecto secreto. Bajo el nombre clave “Purple”, el equipo desarrollaría un teléfono con pantalla táctil y un reproductor de música integrado, un producto que los ejecutivos de Apple temían que podía suponer una amenaza para el iPod si era desarrollado por la competencia.

Durante varios meses, Greg Christie realizó dos presentaciones mensuales para Jobs en una sala de reuniones sin ventanas, situada en el segundo piso de las oficinas de Apple en Cupertino. Sólo un puñado de empleados tenían acceso a la sala, y el personal de limpieza tenía prohibida la entrada.

Por fin, un día el equipo impresionó favorablemente a Steve Jobs con su visión del software del iPhone, y al día siguiente se repitió la presentación para Bill Campbell, uno de los directores de Apple y hombre de confianza de Jobs. Chistie recuerda que tras ver la presentación, Campbell dijo que el nuevo teléfono iba a ser mejor que el Mac original.

Unos días más tarde, Jobs convocó al equipo para una tercera presentación, esta vez para Jony Ive, el diseñador jefe de Apple.

Con cada nueva presentación, Jobs iba encargándose más y más de la narración, hasta hacerla suya. Su entusiasmo no tenía límites… ni tampoco su secretismo. Jobs ordenó a los empleados que estaban trabajando en el proyecto que encriptaran imágenes digitales del dispositivo, y mantenerlo en secreto cuando trabajaban en sus casas.

Finalmente, Jobs haría una presentación del iPhone pública en 2007, en el escenario del MacWorld keynote. Christie dice que su equipo haría varios cambios más en el software antes de que el teléfono se comercializara en julio de ese año, y el resto, como suele decirse, es historia.

MIRA NUESTRA GUÍA DE REGALOS

Guía de regalos tecnológicos de Navidad

Guía de regalos tecnológicos de Navidad

Powered-by iPhoneA2

comentarios