lo más nuevo! ofertas ia2

Alguna gente se muere por un selfie… literalmente

Por Marta Rodríguez

04 septiembre, 2015
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest


La moda de los selfies está empezando a ser preocupante. Hay gente que está obsesionada por sacarse fotos en todo momento, y en las situaciones más inverosímiles y peligrosas, hasta el punto de llegar a arriesgar su vida para sacarse la foto perfecta… y algunas veces perderla.

El acto de hacerse una foto a uno mismo con un teléfono móvil se ha convertido en una práctica muy popular en los últimos años. Todo el mundo lo ha hecho alguna vez, incluso la reina Isabel II de Inglaterra, o Barack Obama han sucumbido a la tentación de hacerse una auto-foto.

No hay nada malo en ello, a no ser que se te ocurra la brillante idea de colgarte de un puente o jugar con explosivos a la vez que intentas hacértela, claro.

selfie_peligroso02

Lo malo es que, por lo que parece, hay mucha gente a la que se le ocurre hacer cosas de este tipo, hasta tal punto que varios gobiernos han empezado a tratar los selfies como una seria amenaza para la seguridad pública, haciendo que lancen campañas de educación pública del tipo de las que previenen de los peligros del tabaco o de conducir borrachos, por ejemplo.

Por ejemplo, en Rusia ha habido docenas de muertes causadas por selfies en lo que va de año, lo que ha llevado al Ministerio del Interior del país a lanzar una campaña advirtiendo a los aficionados a esta práctica de que, entre otras cosas, es bastante peligroso sacarse un selfie posando con un león.

En junio, dos hombres murieron en los Montes Urales cuando posaron sacando la anilla de una granada de mano; en mayo una mujer sobrevivió milagrosamente tras dispararse a sí misma en la cabeza cuando intentaba sacarse un selfie en su oficina de Moscú; un mes después, un universitario de 21 años murió al caer de un puente de Moscú del que se había colgado para sacarse una foto con la que impresionar a sus amigos…

selfie_peligroso03

Pero el problema no es exclusivo de Rusia, sino que se extiende por todo el mundo. Por ejemplo, hace sólo unos días un joven de 19 años murió en Texas tras dispararse a sí mismo en el cuello mientras se hacía un selfie, y en el Parque Nacional de Yellowstone los guardabosques han tenido que poner mano en el asunto, tras cinco casos diferentes en que varias personas fueron corneadas por bisontes al tratar de hacerse selfies demasiado cerca de los perplejos animales.

En junio, la Unión Europea propuso una ley para criminalizar posts en medios sociales que contengan fotografías de puntos emblemáticos como la Torre Eiffel en París, o la Fontana de Trevi en Roma. Y en La India quieren prohibir hacerse selfies durante el festival hindú Kumbh Mela, por miedo a que puedan causarse estampidas.

San_Fermines_selfie

Y es que, a pesar de los riesgos, los selfies son cada vez más populares, y parecen atraer al tipo de personas que tienen más tendencia a empujar los límites de lo que se considera comportamiento normal, o al menos eso es lo que dice Jesse Fox, que ha llevado a cabo una investigación sobre el tema para la Universidad de Ohio. Según ella, hay gente con una personalidad narcisista, que está dispuesta a hacer lo que sea por conseguir un selfie impactante: “es todo acerca de uno mismo, de ponerse a uno mismo en el centro de atención: estoy consiguiendo la confirmación que necesito por parte de otra gente de que soy genial,” dice Fox, “no te importa la atracción turística que estás destruyendo; no te importa si ofendes a las personas de tus redes sociales… ni siquiera piensas en las consecuencias de tus actos, ¿a quién le importa que te cuelgues de la Torre Eiffel?”

selfie_tiburon

Sin embargo, por otro lado, algunos países están intentando sacar provecho de la popularidad de esta tendencia. Por ejemplo, en Australia se ha lanzado una campaña en la que se promete la oportunidad de sacarse “el selfie más grande del mundo”, claramente dirigida al mercado japonés, donde la locura de los selfies llega a límites insospechados.

De hecho han instalado varias plataformas, que llaman “GigaSelfie” en algunos de los entornos más impresionantes del país, desde las cuales, y con la ayuda de una aplicación, los visitantes pueden capturar fotos de alta resolución desde una cámara situada a cierta distancia.

En fin… que los selfies no tiene nada de malo en sí mismos, solamente hace falta tener un mínimo de sentido común a la hora de hacérselos ¿no creéis?

OFERTA DEL DÍA

-26% Cargador de coche inteligente con localizador del vehículo

Cargador de coche inteligente con localizador del vehículo

39,99€

53,99€

Powered-by iPhoneA2

comentarios