lo más nuevo! ofertas ia2
> > Los 7 mejores monitores 4k para tu Mac mini, MacBook o PC

Los 7 mejores monitores 4k para tu Mac mini, MacBook o PC

Fran Rodríguez

12 julio, 2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest


Tanto si tienes un Mac mini al que pretendes darle un buen monitor, como si deseas complementar la pantalla de tu MacBook Air o Pro con un compañero que esté a la altura, o, también, en el caso de que seas poseedor de un PC y quieras que todo lo que hagas en él se vea con la calidad de imagen que siempre soñaste, es más que probable que te halles en la tesitura de estar desorientado por la magnitud del mercado en lo que a monitores respecta.

En iPhoneA2, con el objetivo de ayudarte, nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos rastreado minuciosamente el mercado en busca de las alternativas más interesantes. El resultado de nuestra investigación son 7 fantásticos monitores; cada uno de ellos destaca en distintos aspectos, y además los hay para todos los presupuestos, por lo que es muy probable que alguno de ellos encaje en lo que estás buscando.

Como el 4k cada vez se va consolidando más, hemos centrado nuestros esfuerzos en mostrarte las mejores opciones con la mencionada resolución; así, verás que los 5 primeros de nuestra lista son monitores 4k, mientras que hemos dejado para el final un par de opciones más económicas y de menor resolución –QHD y Full HD, respectivamente–.

¿Preparado para elegir? ¡En ese caso, empieza ya mismo a descubrir los productos! Si, no obstante, precisas más consejos que te orienten sobre cómo elegir un buen monitor, no te pierdas nuestra completa guía de compra, que encontrarás en la parte inferior del artículo, en la que resolvemos distintas dudas y aportamos consejos para que escojas el mejor monitor para ti. Muy bien, ¡veamos ahora los mejores monitores 4k, QHD y Full HD para tu Mac o PC!

Monitor 4k para Mac o PC con mejor relación calidad-precio | Samsung U28E590

Monitor 4k para Mac o PC con mejor relación calidad-precio - Samsung U28E590D

Si estás a la caza de un monitor 4k que mantenga un buen nivel de desempeño en la mayoría de apartados y que, además, presente un precio razonable, el Samsung U28E590 puede ser exactamente lo que estás buscando. Y es que, por menos de 500€, la compañía coreana proporciona un monitor de 28 pulgadas muy equilibrado, con muchas más virtudes que defectos.

El U28E590 monta un panel LED TN que, si bien no alcanza la excelencia de los IPS a la hora de reproducir los colores con precisión, se las apaña mucho mejor de lo habitual en los paneles TN para lograr colores sorprendentemente fieles a la realidad; creemos que, en este apartado, satisfará a la mayoría de los usuarios, aunque quizás los profesionales de la fotografía o del diseño gráfico más exigentes prefieran gastarse algo más de dinero en un modelo IPS para lograr una precisión total en los colores.

En el caso de que lo tuyo sea jugar, hay dos datos de este monitor que, desde luego, te entusiasmarán; uno es su excelente tiempo de respuesta –sólo 1 ms–, suficientemente bajo como para que te olvides del ghosting mientras disfrutas de tus juegos favoritos; y el otro es su compatibilidad con la tecnología FreeSync de AMD. Si posees un equipo con una tarjeta gráfica de AMD que también sea compatible con la mencionada tecnología y lo usas junto a este monitor, te podrás olvidar del tearing en los juegos.

La tasa de refresco que presenta el monitor es de 60 Hz –más que correcta–, y por supuesto ni falta hace decir que las imágenes se muestran en él con una nitidez absolutamente espectacular: la resolución 4k te permitirá ver todo con una claridad impresionante, por lo que, si vienes de un monitor Full HD, con el U28E590 notarás mucho la diferencia. A esto también le ayudan los altísimos niveles de brillo alcanzados por el monitor –370 cd/m2–, cifra que se sitúa bastante por encima de la media–.

Quizás el mayor punto débil del monitor es lo limitado de sus ángulos de visión; esto es algo inherente a la tecnología TN, que rinde peor aquí que la IPS, por lo que poco ha podido hacer Samsung en este aspecto. El caso es que, si en vez de mirar de frente a la pantalla te colocas a un lado, o a una altura diferente, apreciarás cómo los colores se atenúan visiblemente. Tenlo en cuenta si pretendes utilizarlo en las circunstancias mencionadas.

Pero por lo demás poco hay que reprocharle al U28E590D. El acabado de su pantalla es mate, por lo que no refleja mucho cuando hay ventanas detrás o le está dando luz directa –una bendición para trabajar a gusto en la oficina–, se puede ajustar la pantalla en altura e, incluso, rotarla hasta unos 20 grados, y también resulta posible montarla en la pared, al ser compatible con los estándares VESA.

Las conexiones que presenta, por otra parte, nos parecen más que suficientes: dos puertos HDMI 2.0 y un puerto DisplayPort 1.2, además del jack de audio –lo que no tiene son altavoces, pero bueno, no es algo que nos parezca de vital importancia… al fin y al cabo, los altavoces de los monitores suelen sonar rematadamente mal–.

En definitiva, se trata de un monitor que, dentro de su segmento de precios, nos parece la mejor opción para su uso combinado –el día a día, para una oficina y para gaming–. Si buscas algo que cumpla bien en esas 3 circunstancias, quedarás más que satisfecho con el Samsung U28E590D. Puedes ver más sobre este monitor, y comprarlo si así lo deseas, haciendo clic en este enlace.

 

Acer S277HK: El monitor 4k IPS más adecuado para fotografía y diseño gráfico

Monitor 4k IPS para Mac o PC - Acer S277

Si le das una importancia capital a la fidelidad con la que se reproducen los colores en la pantalla con respecto a los reales, entonces necesitarás un monitor con panel IPS… y, de los que hay en el mercado, el Acer S277 es, sin duda, uno de los mejores. La precisión con la que muestra los colores, de hecho, lo hacen ideal para profesionales de la fotografía o del diseño gráfico –sectores en los que los colores realistas son extremadamente importantes–.

Estamos hablando de un monitor 4k de 27 pulgadas que, tanto si está emparejado a un Mac como a un PC, da la talla en prácticamente todos los aspectos: sus ángulos de visión resultan sumamente amplios, los niveles de brillo que alcanza no están nada mal –300 cd/m2–, su tiempo de respuesta es mejor de lo habitual en los paneles IPS –4 ms– y su tasa de refresco es más que correcta –60 Hz–.

Si a esto le añadimos la efectiva capa anti-reflejos que incorpora la pantalla, un excelente input lag de 10,4 ms –según las pruebas realizadas por PC Mag– y, por supuesto, una nitidez impresionante en la imagen –la resolución Ultra HD brilla con todo su esplendor en este monitor–, el resultado es contundente: estamos hablando de un fabuloso monitor 4k.

La verdad es que al Acer S277HK sólo le podemos reprochar una cosa: la poca flexibilidad de su diseño. Estéticamente se trata, sin duda, de un monitor con aspecto muy atractivo, pero el soporte incluido no permite ajustar ni la altura ni la rotación de la pantalla… y el monitor no es compatible con los estándares VESA, por lo que tampoco podrás colocarlo en otro soporte o colgarlo a la pared. Un detalle que para muchos usuarios no tendrá la mayor importancia, pero que para otros puede resultar un deal-breaker.

Si este detalle no te importa y quieres disfrutar de todas las ventajas de la tecnología IPS en un monitor 4k, estamos seguros de que el Acer S277HK te encantará. Su paquete de conexiones, por cierto, es bastante completo: HDMI, DVI, DisplayPort y miniDisplayPort. Cuesta 650€, aunque lo hemos encontrado en Amazon con un jugoso descuento. Puedes comprobarlo, y ver más sobre el monitor, haciendo clic en este enlace.

 

Muy buena alternativa para fotografía y diseño gráfico | Dell P2715Q

Monitor 4k para Mac y PC - Dell P2715Q

El Dell P2715Q es una excelente alternativa al Acer S277HK para quien quiera disfrutar de las excelencias de un buen panel IPS pero, además, en un monitor con diseño flexible. Y es que su soporte ofrece todo tipo de soluciones: podrás ajustar como quieras la inclinación y altura del monitor, así como girarlo y ponerlo como te de la gana… ¡incluso en posición vertical! Y si quieres fijarlo a una pared, también podrás hacerlo, ya que es compatible con los estándares VESA.

Una flexibilidad que se agradece, y que viene acompañada de una calidad de imagen fabulosa: la precisión de los colores es sobresaliente en el Dell P2715Q, los niveles de brillo que puede alcanzar la pantalla son realmente altos –350 cd/m2– y la nitidez de la imagen resulta poco menos que espectacular, al contar con resolución 4k.

Los ángulos de visión, por otra parte, resultan, como suele ser habitual en los monitores con panel IPS, muy amplios, y el acabado semi-brillante de la pantalla es bastante efectivo repeliendo los reflejos, mientras que la tasa de refresco es de 60 Hz y el input lag se mantiene en niveles más que razonables –11,85 ms según las pruebas del laboratorio especializado PC Monitors–, por lo que hay poco que reprocharle al monitor de Dell en estos apartados.

En lo que sí que presenta números más discretos es en el apartado del tiempo de respuesta: éste se sitúa en 9 ms, una cifra demasiado alta para quien pretenda disfrutar de juegos con este monitor. No se trata, desde luego, de un monitor gamer, ya que con él será muy fácil que aprecies un claro efecto ghosting cuando disfrutes de tus videojuegos favoritos, así que no lo recomendamos para ese tipo de uso.

Para todo lo demás, sin embargo, se trata de una fantástica opción –especialmente, como indicábamos más arriba, si te dedicas a retocar fotografías o al diseño gráfico–. Su paquete de conexiones, además, es bastante completo, al contar con puertos HDMI, DisplayPort y miniDisplayPort, además de con 4 USB y de compatibilidad con MHL.

Su precio ronda los 700€, y puedes ver más sobre él –y, si así lo deseas, comprarlo– haciendo clic en este enlace.

 

Mejor monitor 4k para gaming | Acer Predator XB1

Monitor 4k para gaming - Acer Predator XB1

Si lo tuyo es jugar, posees un equipo brutal que te permita mover los juegos en 4k y, además, dicho equipo incorpora tarjeta gráfica de nVidia con G-SYNC, aquí tienes el monitor que te llevará al séptimo cielo. Y es que Acer, aquí, ha puesto todos sus esfuerzos en conseguir el monitor gaming perfecto, y la verdad es que se ha acercado mucho a semejante gesta.

Acer comercializa su Predator XB1 en dos versiones diferentes: una con panel IPS –de 27 pulgadas– y otra con panel TN –de 28 pulgadas–. De los dos, nosotros nos quedaríamos con el IPS; resulta más caro, pero sus virtudes valen los 850€ que cuesta –sí, es un monitor gaming auténticamente premium–. Para empezar, su resolución 4k muestra todas las imágenes con una nitidez espléndida; los colores, asimismo, son reproducidos con una enorme precisión; el contraste logrado resulta, también, muy destacable; los ángulos de visión son realmente amplios; y los niveles de brillo logrados resultan notables –300 cd/m2–.

En resumen, una calidad de imagen excepcional, a la que se unen cuatro datos que harán las delicias de los más acérrimos gamers: una impresionante tasa de refresco de 165 Hz; un input lag que, según las pruebas llevadas a cabo por los expertos de Trusted Reviews, es de sólo 12,8 ms; un tiempo de respuesta de 4 ms –realmente bajo para un monitor IPS–; y, la joya de la corona, compatibilidad con la tecnología G-SYNC de nVidia.

Lo que todo esto significa a efectos prácticos es que, en el Predator XB1, los juegos corren con una suavidad y fluidez auténticamente espectacular –siempre que tengas un equipo acorde al monitor, obviamente–, con ausencia total de tearing y sin apenas presencia de ghosting.

La versión con panel TN, no obstante, es más fuerte que la IPS en 3 puntos: es 1 pulgada más grande; cuesta 200€ menos –está en unos 650€ aproximadamente–; y posee un tiempo de respuesta más bajo –sólo 1 ms, algo que prácticamente garantiza la total ausencia de ghosting–.

Sale perdiendo, sin embargo, en el apartado de la calidad de imagen, con colores menos precisos, menor contraste y ángulos de visión bastante más limitados. Pero vamos, no te quepa la menor duda: aunque nos gusta más la versión con panel IPS, el Predator XB1 con panel TN también es un monitor gaming impresionante.

Ambas versiones del monitor vienen con un paquete de conexiones un tanto austero –sólo tiene un puerto HDMI y un DisplayPort, siendo este último el único compatible con G-SYNC y con el que se puede lograr la tasa de refresco máxima– y con altavoces integrados –que, como te puedes imaginar, tampoco es que generen un sonido como para tirar cohetes… será mejor jugar con unos buenos altavoces externos o auriculares–. También podrás ajustar la altura y/o rotación del monitor a tu gusto y, si quieres, montarlo en la pared, al ser compatible con los estándares VESA.

En el caso de que quieras ver más sobre este monitor, y comprarlo si así lo deseas, puedes hacerlo pulsando este enlace. A través de él encontrarás tanto la versión con panel IPS como la que monta panel TN.

 

Buen monitor 4k barato para gaming | Asus PB287Q

Monitor 4k Gaming - Asus PB287Q

En el caso de que busques un monitor que posea resolución 4k, proporcione un buen desempeño para gaming y no cueste un riñón y parte del otro, el Asus PB287Q es una buena opción. Es de 28 pulgadas, su precio ronda los 475€ y, a cambio de esa cifra, ofrece algunas virtudes muy interesantes.

Las principales, y en muchos casos las más buscadas por los gamers, son su bajísimo tiempo de respuesta –1 ms– y su excelente input lag –sólo 10,6 ms, según las mediciones de los especialistas de Display Lag–. En la práctica, lo que estos dos datos significan es que, con este monitor, podrás jugar sin sentir el molesto efecto ghosting o estela –algo a lo que ayuda la tasa de refresco de 60 Hz– y que no notarás ningún retardo desde que des una orden con tu mando, teclado o ratón hasta que ésta se ejecute en pantalla.

Como te podrás imaginar, estamos hablando de un monitor que incorpora panel TN, por lo que los colores no resultan tan precisos como en uno que monte panel IPS, pero hemos de decir que el Asus PB287Q no se desenvuelve nada mal a la hora de reproducir el color –lo hace de mejor manera que otros monitores TN–, y además sus 300 cd/m2 de brillo suponen una buena cifra. Asimismo, gracias a la resolución 4k la pantalla es capaz de mostrar las imágenes con una enorme nitidez.

La pantalla, por otra parte, viene con un acabado mate que resulta muy efectivo para no mostrar demasiados reflejos, por lo que puedes utilizarlo en ambientes bien iluminados sin problemas. En lo que el monitor no se comporta nada bien es en el apartado de los ángulos de visión: éstos, especialmente los verticales, son realmente limitados, por lo que mejor será que utilices este monitor situándote justo enfrente de él si no quieres percibir una clara pérdida en la saturación de los colores.

En definitiva, se trata de un monitor adecuado para gaming que presenta una buena relación calidad-precio. Su diseño, además, resulta muy flexible, al permitirte ajustar la altura, inclinación y rotación de la pantalla a tu gusto –puedes incluso ponerla en posición vertical–, así como montarlo en la pared si así lo deseas. El paquete de conexiones, por otra parte, resulta bastante generoso: 2 puertos HDMI y 1 DisplayPort, además de compatibilidad con MHL.

Puedes ver más sobre el Asus PB287Q y, si quieres, comprarlo, haciendo clic en este enlace.

 

Monitor QHD con buena relación calidad-precio para Mac o PC | Dell UltraSharp U2515H

Monitor QHD para Mac o PC - Dell U2515H

Si estás a la caza de un buen monitor para tu PC o para tu Mac mini, o si deseas acompañar de manera eficiente un MacBook Pro o Air, sin gastarte demasiado dinero y disfrutando de una resolución superior a la Full HD, el Dell UltraSharp U2515H te parecerá una alternativa muy interesante. Cuesta poco más de 300€, y viene con un fabuloso panel IPS QHD –2560 x 1440 píxeles–.

Se trata, en realidad, de un monitor muy parecido al Dell P2715Q del que os hablábamos unas líneas más arriba, y con el cual comparte alguna de sus principales virtudes –excelente reproducción del color, buenos niveles de contraste y brillo (350 cd/m2), fabulosos ángulos de visión, tasa de refresco de 60 Hz y generoso paquete de conexiones (HDMI con soporte MHL, DisplayPort 1.2, VGA y USB 3.0)–.

Lo que sacrificas si compras este monitor son un par de pulgadas de tamaño –éste tiene 25 pulgadas– y, por supuesto, nitidez: si bien la resolución QHD está realmente bien, y verás cómo las imágenes se reproducen en la pantalla del U2515H con una claridad más que notable, obviamente no se alcanza el nivel que proporciona un panel 4k, que incorpora bastantes píxeles más…

Tampoco resulta un monitor apropiado para gaming, al poseer un tiempo de respuesta de 8 ms, cifra que prácticamente nos advierte de la presencia de ghosting si decidimos jugar en él. Pero si el uso que le pretendes dar al monitor es el habitual del día a día, para trabajar o incluso si eres un profesional de la fotografía o el diseño gráfico, creemos que este modelo, por el precio que tiene, te dejaría más que satisfecho. No en vano, los usuarios que ya se han hecho con él lo han galardonado con 4,5 estrellas de valoración en Amazon.

Puedes ver más sobre el Dell UltraSharp U2515H, y comprarlo si así lo deseas, haciendo clic en este enlace.

 

Monitor barato Full HD para Mac y PC con mejor relación calidad-precio | Asus VX239H

Monitor barato Full HD para Mac y PC - Asus VX239H

En el caso de que tu presupuesto sea muy ajustado y de que desees sacarle el mayor partido a tu dinero, este monitor Full HD de Asus podrá ser un más que decente acompañante para tu Mac o PC. Tiene 23 pulgadas, su precio apenas alcanza los 170€, y la verdad es que proporciona una buena mezcla de virtudes por tan poco dinero.

Para empezar, estamos hablando de un monitor con panel IPS que proporciona una reproducción precisa y realista de los colores, así como satisfactorios niveles de contraste y de brillo –250 cd/m2–. Sus ángulos de visión, asimismo, resultan amplios, y las cifras que aporta en los apartados del tiempo de respuesta –5 ms– y de la tasa de refresco –60 Hz– lo hacen útil, también, para jugar ocasionalmente en él –aunque obviamente tampoco es que estemos hablando de un monitor gaming–.

Si a esto le añadimos la efectiva capa anti-reflejos que incorpora la pantalla, su correcto paquete de conexiones –2 puertos HDMI con soporte MHL y un VGA– y un diseño que permite ajustar la inclinación de la pantalla, tenemos como resultado un monitor barato pero de buena calidad que puede rendir a un fantástico nivel tanto en oficinas como en el uso del día a día en casa.

Si eso es lo que buscas, y aún no quieres dar el paso a la tecnología 4k, o no te da el presupuesto para ello, encontrarás en el VX239H un monitor que te satisfará. De hecho, cientos de usuarios han galardonado a este modelo con una valoración de 4,5 estrellas en Amazon. Puedes comprobarlo, ver más sobre este monitor y, si lo deseas, comprarlo, haciendo clic en este enlace.

 

Guía para comprar el monitor 4k más adecuado para ti

Si pretendes comprar un buen monitor –sea 4k o de otra resolución–, existen varios aspectos que conviene que tengas muy en cuenta a la hora de elegir. ¡Veamos cuáles son!

Empieza haciéndote las siguientes preguntas: ¿Qué uso le voy a dar al monitor? ¿Qué tamaño me encaja?

El tipo de uso que le pretendas dar al monitor debe ser lo primero que determine tu búsqueda; y es que ahí fuera hay alternativas capaces de satisfacer necesidades totalmente distintas. Obviamente, no es lo mismo un usuario que pretenda utilizar su monitor, principalmente, para disfrutar de sus juegos favoritos, que un profesional que se dedica a la fotografía o al diseño gráfico.

Habrá, también, quien quiera un monitor todoterreno que pueda satisfacer todas las áreas, quien vaya a pasarse todo el día pegado a la pantalla por motivos laborales y, también, quien únicamente vaya a hacer un uso puntual del monitor.

Sea como sea, en el mercado puedes encontrar monitores que son específicamente buenos en ciertos aspectos, otros más equilibrados y también opciones low-cost que se defiendan bien. Piensa bien qué es lo que vas a hacer con el monitor una vez que lo tengas, y así te harás enseguida a la idea de dónde ha de destacar éste para satisfacerte.

En cuanto al tamaño, en nuestra selección hemos incluido modelos que se mueven entre las 23 y las 28 pulgadas. Nuestro consejo es que, si tienes espacio en tu escritorio y tu presupuesto te lo permite, te hagas con un monitor de 27 o 28 pulgadas. El tamaño extra, a la larga, se acaba agradeciendo, sobre todo si, como nosotros, te pasas el día pegado a la pantalla trabajando.

Sobre la resolución 4k…

Es probable que te hayas hartado de ver en todas partes esas dos letras, “4k“, y que no tengas del todo claro su significado. La resolución 4k o Ultra HD es un estándar aún relativamente nuevo, pero que va camino de estandarizarse en el mundo de la televisión y la imagen.

Los televisores o monitores 4k poseen una impresionante resolución de 3840 x 2160 píxeles, o lo que es lo mismo, 4 veces más píxeles que una pantalla Full HD (1920 x 1080), por lo que son capaces de mostrar las imágenes con una nitidez muy superior a la que estábamos acostumbrados hasta hace bien poco.

4k vs Full HD - Diferencia en número de píxeles

En lo que a monitores para Mac o PC respecta, la resolución 4k significa textos mucho más nítidos –ya puedes hacer todo el zoom que quieras en este artículo, que si tienes un monitor 4k no percibirás ni un píxel en las letras–, fotografías con una claridad impresionante y vídeos auténticamente espectaculares –con el iPhone 6s, por ejemplo, se puede grabar vídeos en 4k, que luego sólo podrás disfrutar si tienes un monitor o televisor con dicha resolución–.

Diferencia de nitidez entre 4k y Full HD

Es por todo ello que el Ultra HD cada vez se va consolidando más; si utilizas tu Mac o PC a diario, comprar un monitor 4k de buena calidad para acompañarlo resultará todo un acierto.

¿Y qué tipos de panel pueden tener los monitores?

Actualmente, la mayor parte de los monitores poseen paneles LCD con retroiluminación LED. No obstante, por suerte o por desgracia, no todo resulta tan sencillo… porque existen distintas variantes dentro de dicha tecnología, cada una con sus puntos fuertes y débiles. Los 3 tipos de panel que más te encontrarás en el mercado son los siguientes:

Monitores LED IPS (In-Plane Switching)

La tecnología IPS es, con diferencia, la más adecuada para los profesionales de la fotografía o del diseño gráfico, ya que los monitores que la usan suelen ser los que reproducen los colores con mayor precisión. Se trata, también, de un tipo de panel que destaca en el apartado de los ángulos de visión –realmente amplios en estos monitores– y en el del brillo de la imagen.

No obstante, esta tecnología también presenta algún punto débil; por ejemplo, los negros que producen no suelen ser especialmente profundos, y sus tiempos de respuesta y tasa de refresco no son para tirar cohetes –aunque en este apartado, en los últimos años, han mejorado mucho–. Es, además, la tecnología más cara de las 3 más habituales, por lo que hacerse con un monitor que la use requerirá rascarse un poquito más el bolsillo.

Monitores LED TN (Twisted Nematic)

Los monitores que utilizan paneles TN suelen ser más baratos que los IPS, y presentan como principales puntos fuertes sus bajos tiempos de respuesta y la alta tasa de refresco que son capaces de proporcionar.

Sin embargo, en prácticamente todo lo demás salen perdiendo con respecto a los IPS: reproducen los colores con menor precisión, sus ángulos de visión son bastante menos amplios y sus niveles de brillo suelen ser más bajos.

Los monitores TN de gama baja son apropiados para usuarios que no sean demasiado exigentes, mientras que los de gama alta son perfectos para los gamers que quieran disfrutar de sus juegos favoritos con el mínimo tiempo de respuesta y el máximo refresco, características que favorecen la fluidez en el movimiento de la imagen y minimizan el molesto efecto ghosting que trae de cabeza a muchos jugones. Aunque también hay amantes de los videojuegos que prefieren colores más precisos en vez de minimizar el ghosting… ¡cuestión de gustos!

Monitores LED VA (Vertical Aligment)

Los paneles VA están un poco a caballo entre los TN y los IPS; logran colores más precisos que los primeros, pero no tanto como los segundos, y lo mismo pasa con los niveles de brillo –mejores que en los TN, peores que en los IPS– y con los ángulos de visión. Su principal punto fuerte, con respecto a ambos, es que son los que resultan capaces de conseguir negros más puros.

Sus tiempos de respuesta, por otra parte, se asemejan a los de los IPS –es decir, son peores que en los TN–. En general, se trata de una tecnología que se utiliza más en televisores –donde los negros profundos son muy apreciados– que en monitores, pero también te encontrarás algún monitor de este tipo en el mercado.

En cuanto a la calidad de imagen de un monitor… ¿qué aspectos la determinan?

Si bien, como hemos comentado unas líneas más arriba, la resolución del monitor es lo que marcará la nitidez de las imágenes –por lo que tiene bastante importancia en la calidad de éstas–, hay otros aspectos que pueden resultar tanto o más transcendentes a la hora de determinar el apartado que denominamos “calidad de imagen“.

Estamos hablando de aspectos como la fidelidad a la hora de reproducir los colores, el brillo, el contraste, la tasa de refresco o el tiempo de respuesta. Se trata de datos que, según el tipo de usuario que seas, pueden llegar a tener una enorme importancia, por lo que debes considerarlos a la hora de elegir tu monitor –no te preocupes, en los modelos de nuestra lista te diremos cómo se comportan sus pantallas en los aspectos mencionados–.

Hay, también, otros apartados que pueden influir en la calidad de imagen de un monitor, como pueden ser las fugas de luz –un defecto que se puede dar en algunos modelos– o los reflejos que muestre la pantalla. Esto último resultará esencial si piensas trabajar con tu monitor en una habitación con varias ventanas que aporten un alto nivel de iluminación; si esa es tu circunstancia, tenlo muy en cuenta.

Si eres un gamer y vas a utilizar tu monitor para jugar… ¿en qué te debes fijar?

Si te quieres comprar un monitor para gaming, es decir, para disfrutar en él de tus videojuegos favoritos, hay cuatro datos a los que le debes dar una importancia capital. Veamos cuáles son y qué debes buscar en ellos.

Tiempo de respuesta

Cuando nos referimos al tiempo de respuesta de un monitor, nos referimos al tiempo en el que éste es capaz de activar un píxel, desactivarlo y volverlo a activar. Si este tiempo es excesivo, pueden aparecer problemas de ghosting –sensación de que una estela sigue a los objetos en movimiento–  a la hora de jugar.

Para que te hagas una idea, si quieres disfrutar de tus juegos con la mínima cantidad de ghosting tu monitor debería tener un tiempo de respuesta menor a 3 milisegundos. Lo ideal es que tenga sólo 1 ms, y en todo monitor que esté por encima de 5 ms es muy posible que percibas ghosting cuando hay algún objeto moviéndose por la pantalla a gran velocidad.

Tasa de refresco

La tasa de refresco de un monitor hace referencia a la cantidad de fotogramas por segundo que éste es capaz de mostrar en la pantalla. Se mide en hertzios y, en este caso, un mayor número será sinónimo de una fluidez superior en el movimiento de la imagen, circunstancia que favorece sobremanera la suavidad con la que se ven los juegos.

Si bien hay monitores de 60 Hz que rinden de manera más que correcta para juegos, los gamers más exigentes muy probablemente prefieran tasas superiores; hay modelos en el mercado con tasas de refresco de 120 Hz e incluso de 144 Hz o aún mayor.

Input lag

El input lag es un valor que hace referencia al tiempo que pasa desde que la señal de la imagen sale de tu Mac, PC o consola hasta que ésta es reproducida en la pantalla del monitor. En la práctica, para un gamer significará el retardo entre el momento en el que dé una orden al juego desde su mando, ratón o teclado hasta que ésta se ejecute en pantalla.

Obviamente, aquí de lo que se trata es de que el valor sea lo más bajo posible; un input lag demasiado alto hará que todo lo que hagas se ejecute con retraso y, por tanto, la experiencia de juego baje muchos enteros. El problema aquí es que los fabricantes no suelen aportar este dato, por lo que a veces es difícil encontrarlo cuando estamos a la caza de un buen monitor gamer.

Para que te hagas una idea: si te gusta jugar, no deberías comprar un monitor con un input lag superior a 30 ms. Si juegas muy a menudo, no te conformes con menos de 20 ms. Y en el caso de que seas un hardcore gamer y que juegues en un entorno competitivo, ve a por un monitor que tenga un input lag inferior a los 15 ms.

Tecnologías G-SYNC de nVidia y FreeSync de AMD

Un problema que, en muchos casos, trae de cabeza a los gamers más acérrimos es el llamado tearing –un molesto efecto que provoca fragmentación y entrecortamiento en la imagen cuando estamos jugando–. Para solucionarlo, las dos marcas más importantes de tarjetas gráficas –nVidia y AMD– han presentado una solución que acaba con el problema.

Se trata de G-SYNC –nVidia– y de FreeSync –AMD–. Ambas son muy efectivas, pero para funcionar necesitan que el monitor de turno sea compatible con ellas. ¡Ojo! No hay monitores compatibles con las dos; o lo son con una, o lo son con otra –o, lo más habitual, con ninguna–, y por supuesto también necesitarás una tarjeta gráfica compatible para que estas tecnologías funcionen.

Los monitores que incorporan alguna de estas tecnologías suelen ser más caros, pero, si eres un hardcore gamer, te valdrá la pena invertir en uno de ellos junto con una buena tarjeta gráfica. Si lo haces, disfrutarás de una importante mejora en la experiencia de juego.

¿Qué conexiones debería incorporar mi monitor y qué otras cosas he de considerar?

Lo mínimo que se le puede pedir a un monitor a día de hoy es que incorpore conexión HDMI; pero también hay otras que resultan interesantes y que, según el dispositivo que pretendas conectarle al monitor, puede que sean imprescindibles. Estamos hablando de conexiones como la DVIVGA o DisplayPort. Además, si tienes pensado enchufar un smartphone o tablet al monitor, necesitarás que éste sea compatible con la tecnología MHL, por lo que no está de más que compruebes si el modelo en el que estás interesado lo es.

Hay, también, un par de detalles en el apartado del diseño que, dependiendo de cómo y dónde pienses colocar tu monitor, pueden resultar importantes para ti. Uno es la posibilidad que brinde el monitor de ajustar su altura, rotación e inclinación –no todos te lo permiten–; y el otro es el hecho de que el monitor sea compatible con los estándares VESA, el sistema de montaje que te permitiría anclarlo a la pared u a otro soporte.

Esperamos que nuestra selección y guía de compra te hayan ayudado a elegir el monitor para Mac o PC más adecuado para ti. Si tienes alguno de los modelos de nuestra lista y quieres dejarnos tu opinión sobre él, o en el caso de que desees recomendarnos algún otro monitor, no dudes en dejarnos un comentario.

OFERTA DEL DÍA

-8% iPhone 7 (Negro Mate, 32GB)

iPhone 7 (Negro Mate, 32GB)

589,00€

639,00€

Powered-by iPhoneA2

comentarios