Problemas del iPhone 15: aprende a arreglarlos tú mismo

problemas del iPhone 15

Ya ha salido hace varios meses y algunos usuarios ya han reportado una serie de problemas del iPhone 15, que, si bien la gran mayoría suelen arreglarse fácilmente, es importante que los conozcas por si los has sufrido.

Por lo que si quieres conocer cuáles son los problemas del iPhone 15 más frecuentes, te invitamos a que sigas leyendo este artículo, donde hablaremos de los problemas más habituales en el sistema de carga del teléfono, el famoso problema del sobrecalentamiento y la pérdida de color en los bordes y trasera del terminal.

Problemas relacionados con el cargador del iPhone 15

Cómo elegir los mejores cargadores portátiles para iPhone

Todos sabemos que los iPhone 15 utilizan un conector USB tipo C, que aunque es mucho mejor que los microUSB que utilizábamos antes. Aún así, existen ciertos problemas que van ligados a este tipo de conector de carga que también pueden afectar a nuestro iPhone 15

Daños físicos en el propio conector de carga

Los conectores USB-C pueden sufrir daños físicos debido a un mal manejo, conexiones y desconexiones bruscas, o dobleces excesivos en el cable, que puede resultar en una rotura del conector o en daños en el interior del cable.

Además, si hay daño en el interior del cable o el conector, podría haber problemas eléctricos que creo que no hace falta destacar en el daño que podrían acabar provocando en tu teléfono.

Para evitarlo, creo que es más de sentido común que nada: evita movimientos bruscos mientras lo estás cargando, las caídas del propio móvil que hagan que los conectores se doblen o se pueden partir o en general, las dobleces o los ángulos forzados en el propio conector de carga.

Conexiones inestables: cables rotos o mugre son tus enemigos

Si el conector USB-C o el puerto del dispositivo se dañan, o se llenan de suciedad, las conexiones pueden volverse inestables, pudiendo terminar esto en interrupciones intermitentes en la carga o transferencia de datos, o incluso en la falta de reconocimiento del dispositivo.

Sobre los daños ya hemos hablado antes, pero me gustaría hacer mención especial a la suciedad: aunque los USB-C sean menos propensos a que les entren la pelusa si lo comparamos con los Lightning, que eran un agujero negro de mugre, también se pueden ensuciar.

Si ves que te ocurre, con aire comprimido y un cepillo de dientes puedes limpiarlo sin mucha dificultad y de forma bastante segura.

Elegir el cargador y el cable de carga erróneo

Uno de los errores más habituales que se pueden producir con los cargadores y más todavía con el USB tipo C, que se lo considera un “estándar”, es que todos los cables y cargadores son iguales.

Y nada más lejos de eso amigos, ya que no todos los cables USB tipo C son iguales. Algunos cables pueden no ser capaces de manejar ciertos niveles de potencia o voltaje e incluso pueden tener requisitos específicos de cables para funciones como la transferencia de datos o la salida de video.

Depende de cómo lo haga querido el fabricante, el dispositivo podría necesitar más o menos energía para cargarse, por lo que es importante que carguemos nuestro iPhone con cargadores homologados o al menos, que puedan entregar el mismo voltaje y amperaje que debería de suministrar el cargador original.

Si te pasas de amperaje no pasa nada, ya que el teléfono suele coger “lo que necesita” y simplemente estarás infrautilizando un cargador. Pero en el caso de voltaje es mucho más peliagudo, ya que cargar un iPhone con un voltaje superior puede suponer la muerte directa de tu teléfono por daño en los circuitos del mismo.

Otra mención especial tienen los cargadores baratos no oficiales, que pueden plantear riesgos de seguridad, como el riesgo de cortocircuitos, sobrecalentamiento y, en casos extremos, incendios. Así que, en la medida de lo posible, aconsejamos siempre usar accesorios de carga oficiales y homologados.

Sobrecalentamiento del iPhone 15

sobrecalentamiento iPhone 15

Otro de los grandes problemas que se le ha achacado al iPhone 15 es un problema derivado de un sobrecalentamiento del mismo, ya que al principio hubo bastantes quejas de que los terminales mostraban una temperatura excesiva al hacer ciertas tareas, sobre todo el reposo.

Tampoco vamos a ahondar mucho en el tema, ya que hace unos meses hicimos un artículo en el que explicaba el problema de sobrecalentamiento y algún concepto relacionado con la disipación y la eficiencia térmica, por lo que te invitamos a leerlo aquí si tienes curiosidad sobre el tema.

Aunque se sospecha que el problema es un mal diseño térmico del dispositivo, Apple lo “parcheó” haciéndole una baja de rendimiento al procesador con una actualización de software, por lo que a priori este problema no debería estar afectándote a día de hoy.

Si aun teniendo el software actualizado estás teniendo problemas de sobrecalentamiento en tu iPhone, te aconsejamos que acudas a la garantía ya que más que probablemente estés sufriendo algún tipo de avería de índole distinta que debe ser revisada.

Degradación en el color de la carcasa

los problemas más comunes en los iPhone 15 y cómo solucionarlos

Uno de los puntos que han levando algo de revuelo en las redes es la de usuarios diciendo la carcasa de aleación de titanio del iPhone se está destintando con el paso del tiempo. Y esto, por increíble que pueda parecer, es un proceso totalmente normal.

El titanio anodizado es un proceso electroquímico que crea una capa de óxido en la superficie del titanio, lo que mejora la resistencia a la corrosión y proporciona colores decorativos, dependiendo del voltaje que se use en el anodizado. Sin embargo, la grasa y los aceites de la piel pueden afectar el aspecto del titanio con el tiempo.

La grasa y los aceites de la piel pueden acumularse en la superficie del titanio y, con el tiempo, podrían contribuir a la pérdida del brillo o del color anodizado. Todo ello sin contar además con las sustancias químicas presentes en algunos productos para el cuidado de la piel, como lociones o cremas, podrían también tener un efecto negativo de cara al color del teléfono.

¿La solución según Apple? Básicamente, limpiar periódicamente el teléfono con un paño suave, ligeramente húmedo y sin pelusas, que acabará devolviendo el color normal de tu iPhone.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.