lo más nuevo! ofertas ia2
> > Copiar el iPhone fue la mejor idea de la historia de Samsung

Copiar el iPhone fue la mejor idea de la historia de Samsung

Marta Rodríguez

24 octubre, 2017
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest





Apple y Samsung llevan enfrentadas en los tribunales desde 2011, cuando la compañía de Cupertino demandó a los coreanos por copiar todo lo que pudo del iPhone, e incluirlo en sus smartphones de la época, y su batalla legal no tiene visos de llegar a su fin en un futuro próximo.

En 2012, Samsung fue condenada a pagar a Apple más de 1.000 millones de dólares, tras un veredicto que confirmaba lo que muchos pensaban: Samsung, efectivamente, copiaba a Apple descaradamente.

Sin embargo, Samsung recurrió la sentencia, y consiguió que los daños se redujeran a 399 millones de dólares… y ahora, un tribunal ha dictaminado que debe haber un nuevo juicio para determinar si esta cifra de 399 millones es justa, o si debe ser recalculada.

Todo esto le viene muy bien a Samsung, y demuestra que copiar el iPhone en su día fue una gran jugada, que no podría haberle salido mejor a la compañía coreana.

A estas alturas, parece evidente que la estrategia de Samsung en aquellos ya lejanos días era copiar al iPhone en todo lo posible. De hecho, en 2012 Apple presentó como prueba durante el juicio un documento interno de 132 páginas en el que Samsung instruía a sus empleados sobre las maneras en que sus smartphones podían parecerse más al iPhone.

Por supuesto, desde aquellos tiempos Samsung ha avanzado, y sus Galaxy S, poco a poco, han ido dejando de ser copias del iPhone, sin embargo, el tiempo ha dejado muy claro que la compañía coreana sabía muy bien lo que estaba haciendo.

Apple-Samsung

Copiar al iPhone fue una estrategia arriesgada por parte de Samsung, pero también perfectamente calculada, y a la compañía coreana no podía haberle salido mejor la cosa.

En su momento, se dieron cuenta de que podían crear dispositivos similares al iPhone que se venderían tan bien como el popular smartphone de Apple. Para cuando la compañía de Cupertino llegara a presentar cargos contra Samsung, los coreanos ya se habrían establecido como uno de los principales fabricantes de smartphones Android. Con el paso del tiempo, irían aprendiendo a hacer teléfonos que no fueran simples clones del iPhone,  ganando mucho, mucho dinero por el camino, con el que podrían pagar  daños y perjuicios a Apple. Lo que es más, para cuando Apple consiguiera que esas copias del iPhone se prohibieran, ya haría tiempo que todas ellas habrían desaparecido de las tiendas.




En resumen: Samsung hizo una jugada perfecta, y todo salió según lo planeado. Samsung se tragó las críticas y siguió a lo suyo, y todo le salió a pedir de boca.

Con el tiempo, el público se aburrió de las noticias del enfrentamiento legal entre Apple y Samsung, se olvidó de todos aquellos smartphones originales que Samsung copió descaradamente del iPhone, y los iPhones y los Galaxies de 2017 poco tienen que ver con aquellos dispositivos. Es evidente que los últimos modelos de Galaxy ya no son copias del iPhone, y que la versión de Android de los teléfonos de Samsung ya no parece una pálida versión de iOS.

Samsung podría haberle pagado a Apple esos 1.000 millones de dólares tranquilamente, sin notar una gran pérdida, pero sin embargo, decidió recurrir la sentencia, a pesar de ser plenamente consciente de que, efectivamente, en su día había copiado el iPhone.

Y es que, al fin y al cabo, por el momento Apple necesita a Samsung (como sabéis, es el fabricante exclusivo de las pantallas OLED del iPhone X), y está claro que Samsung también necesita a Apple como cliente (según el banco de inversiones CLSA, los pedidos de componentes para iPhone suponen más de un tercio de los ingresos de Samsung).

Apple está intentando cortar su dependencia de Samsung y, de hecho, LG ha comenzado recientemente la producción de paneles OLED para smartphones en una factoría de China, con el objetivo de empezar a suministrar estos paneles a Apple en 2019.

Probablemente Apple podría haber seguido su batalla contra Samsung con otras demandas, pero finalmente decidió no hacerlo. Al fin y al cabo, decida lo que decida un jurado sobre los viejos clones del iPhone de Samsung, y sea cual sea la cifra que Samsung tenga que pagarle a Apple, lo que está claro es que nada detendrá a la compañía coreana a la hora de fabricar rivales del iPhone.

Pase lo que pase, ya nada afectará realmente ni a Apple ni a Samsung y, como decíamos, aquellos ejecutivos de Samsung que en su día decidieron que merecía la pena el riesgo de copiar el iPhone, sin importar lo que esto pudiera costarle a Samsung, tuvieron una increíble visión de futuro.

Vía BGR

OFERTA DEL DÍA

-10% iPhone 7 (Edición Especial RED, 128GB)

iPhone 7 (Edición Especial RED, 128GB)

675,00€

749,00€

Powered-by iPhoneA2

comentarios